“Los personajes ya están escritos, mi corazón es su espejo,
mi cuerpo su instrumento. Sólo falta que les demos vida.”
Ricard Salom